Es por el hecho de que la conducción de la obra social provincial dio una suba en los aranceles de los prestadores. Y los valores que pagan los afiliados están atados a esa alteración desde el año pasado.

Iapos
.

Por Gustavo Castro

 

La directiva provincial del Iapos, Soledad Rodríguez, firmó el diez de abril la predisposición n.º veinticuatro a través de la que se aprueban nuevos aranceles desde marzo para los prestadores, cuya consecuencia simultánea es un efecto catarata sobre los costes de órdenes de consulta, bonos asistenciales y el servicio complementario para los afiliados desde mayo.

 

En el acto administrativo, al que Diario Santa Fe tuvo acceso, la funcionaria arguye la necesidad de que “los valores arancelarios se sostengan actualizados, puesto que de ello depende la sustentabilidad de los pactos establecidos que la Obra Social sostiene con sus prestadores”. Añade en ese sentido que el incremento “debería estar conforme con los valores que el mercado ligado con la economía del campo de la salud registra tanto en el campo provincial como nacional”, si bien condicionados a “los mayores ingresos que dispondrá este organismo producto de la política salarial”. Asimismo mienta la “la integración de prácticas que se consideren pertinentes para solucionar el inconveniente de la salud”.

 

 

No hay mención en los fundamentos que se haya evaluado el impacto sobre los bolsillos de los afiliados. Se va a poder decir, con toda razón, que la predisposición no refiere al coste de los órdenes, bonos y servicio complementario, mas la verdad es que tiene un impacto directo. En otro decisorio mas del trece de diciembre de dos mil diecisiete, con vigencia desde dos mil dieciocho, se resolvió que “el valor de la Orden de Consulta Médica resultará equivalente al veinte por ciento del valor que el Instituto determine en todos y cada política arancelaria para las ‘Consultas Médicas’”. Al unísono, el coste de los bonos quedó establecido en el veinte por ciento de la orden y el Servicio Complementario en el monto equivalente a cuatro (4) órdenes.

 

De pacto a los nuevos aranceles, las consultas médicas quedaron fijadas en dólares americanos cuatrocientos quince. Y de este modo, como cláusula gatillo, las órdenes brincan de dólares americanos sesenta a dólares americanos ochenta y tres, los bonos de dólares americanos doce a dólares americanos diecisiete y el Servicio Complementario de dólares americanos doscientos cuarenta a dólares americanos trescientos treinta y dos. Es un treinta y ocho con tres por ciento de incremento.

 

Según la predisposición de fines de dos mil diecisiete, el valor de la orden debía alterarse “en exactamente el mismo acto administrativo que disponga la política arancelaria y desde el mismo mes en que se acreciente cada valor”. En un caso así no se marcha cumplir a rajatabla en tanto que el incremento regirá desde mayo. La lectura política es inevitable: el veintiocho de abril son las elecciones primarias.