La inauguración del nuevo Hospital Iturraspe trajo alegrías como incertidumbre. La preocupación de pacientes, familiares y profesionales aumenta día a día por la decisión del gobierno provincial de que el nuevo nosocomio no cuente con una unidad oncológica como sí tiene el actual. El Ministerio de Salud decidió descentralizar el área, lo que implica llevar los consultorios externos y quimioterapia al Cemafé e internación al Sayago o al Mira y López. Esta situación genera incertidumbre y angustia ya que muchos son pacientes y familias que vienen del interior, se deberán movilizar por diferentes efectores dependiendo la particularidad de la situación. El sistema de traslado sumaría problemas a pacientes y familiares, y un trabajo que demandará tiempo y recursos extras a los existentes.

Iturraspe Oncologia
Pacientes realizaron un abrazo simbólico al hospital

Por Florencia Torres (@Rastitaflor)

 

El Dr. Francisco Villano, director del Iturraspe sostuvo en su momento que “oncología no es sólo el tratamiento del paciente que ya tiene cáncer, sino también la prevención, que es fundamental. Hay que llegar antes que el cáncer, porque cuando el cáncer ya está instalado, llegamos tarde. Hoy en día la mayoría de los tumores se pueden prevenir, y con ese objetivo tenemos que trabajar en todos los niveles de atención de la salud. Por esa razón, debemos asegurarles a los ciudadanos que los pacientes oncológicos no quedarán sin atención “, afirmó en rueda de prensa.

 

Desde la comunidad de profesionales del Iturraspe surgieron cientos de interrogantes poniendo en duda la calidad de la atención bajo la futura nueva organización, algo que fue desmentido desde la cartera de Salud provincial.

 

Nueva modalidad de atención para oncológicos

 

Los pacientes bajo tratamiento oncológico estarán divididos en tres grupos, según su situación de salud, bajo un paradigma que se conoce como “de cuidados progresivos”. Por un lado, están los pacientes ambulatorios: aquellos que mantienen buen estado de salud a pesar de la enfermedad y no precisan quedar internados. Este grupo recibirá el tratamiento de quimioterapia en el Cemafe, de manera ambulatoria. En el caso de los pacientes que llegan desde otras ciudades del interior provincial, la Provincia les brindará alojamiento en residencias u hoteles mediante convenio. Desde el Ministerio aclararon taxativamente que todos los pacientes van a tener la contención y la asistencia necesaria en este sentido. Pero por el momento no está definida la situación.

 
Por otro lado, se encuentran los pacientes de baja complejidad: son aquellos que necesitan ser ingresados a un efector durante el tratamiento, pero que no precisan cuidados de alta complejidad.

 
Y, por último, se encuentran los pacientes de alta complejidad: es el caso, por ejemplo, de los pacientes oncohematológicos, que necesitan cuidados de alta complejidad para atravesar la enfermedad y el tratamiento. Los pacientes que por su estado necesiten este tipo de internación, van a tener cama en el nuevo Hospital Iturraspe, con las condiciones necesarias para su cuadro, se buscará brindarles toda la atención necesaria sin exponerlos a traslados.

 

Descentralización de la atención

 

El Dr Osvaldo Marelli quien es representante de los profesionales en el Consejo de Administración del Iturraspe, se refirió a la situación de los pacientes de oncología y expuso los argumentos por los cuales la descentralización del servicio de oncología no es un hecho positivo para la salud de los pacientes. “A raíz del traslado del hospital Iturraspe comenzaron a presentarse inconvenientes y reclamos. Oncología no fue tenido en cuenta en el nuevo hospital. Desde el Ministerio de Salud cuando finalmente nos convocaron –con el proyecto terminado- nos informaron que la propuesta fue descentralizar la atención”, manifestó el doctor.

 

Nuevo hopistal iturraspe
Nuevo Hospital Iturraspe

Marelli explica sobre los tratamientos que se brindaran a los tres pacientes acorde a su condición. “La descentralización comenzó con la reducción de personal”, explica Marelli. Hoy cuentan con solo dos cardiólogos de guardia en el hospital, “si se precisa hacer un pre quirúrgico se debe sacar turno en el Cemafé con demoras de 60 días y si se precisa un estudio cardiológico pre-quimioterapia presenta demoras de 90 días”, afirma. Esto genera retraso en la atención que debe tener un paciente oncológico.

 

“El error es descentralizar la atención”, prosigue en su explicación el profesional. “El paciente con cáncer, es un paciente muy vulnerable no solo por la enfermedad sino también por el tratamiento. Tengamos en cuenta que tenemos pacientes que además de estar enfermos son del interior de la provincia, requieren tratamiento con sesiones de quimioterapias. Eso genera mucho desgaste para ir y venir todos los días”, aseveró. “La descentralización puede perjudicar incluso el estado emocional del paciente, genera una crisis en el paciente oncológico llevándolo a abandonar el tratamiento”.

 
El Dr. Marelli explica que en una de las tantas reuniones que tuvieron con la ministra de Salud, ofreció la posibilidad de pagar hoteles u hospedaje para los pacientes de afuera. “Eso nos generó mucha angustia e incertidumbre”, expresó el médico. Desde el servicio de oncología sostienen que tener un paciente oncológico en un hotel u en otro hospedaje que no cuente con atención médica inmediata, “es una irresponsabilidad”. Lo mismo manifiestan en cuanto al traslado diario de esos pacientes a los distintos efectores de salud. “Si el paciente tiene un derrotero en un transporte urbano, corremos muchos riesgos y la salud de la persona se deteriora también. Todos los casos son distintos, pero velamos por el bienestar de todos por igual, los que pueden afrontar gastos de traslado y los que no. La respuesta de los funcionarios fue “llamaremos al 107”, cuando sabemos que no contamos con cierta cantidad de ambulancias y no disponemos de estabilidad horaria incluso en casos de emergencias”, alega el matriculado.

 
Hay aproximadamente 16 km desde el CEMAFE a cualquiera de los efectores de salud de la ciudad. Cabe destacar el tránsito de la avenida Blas Parera en horas pico con la nueva disposición de carriles y el metro bus. Ampliando los argumentos,el médico del hospital Iturraspe, agrega: “Un paciente sale de quimioterapia muy vulnerable. Si uno se pone en el lugar del paciente con cáncer puede comprender perfectamente que la descentralización de su atención genera mucha angustia por el desgaste físico al que se verán expuestos. Preocupación manifestada no sólo por los colegas de la salud sino también por los mismos pacientes a quienes escuchamos a diario”.

 

 
El viejo hospital Iturraspe tiene sectores muy bien conservados, nosotros pensamos que pueden ser estos sectores pueden ser ocupados el servicio de oncología, hematología y clínica médica. Tenemos todo para brindar una buena atención en oncología”, informa el cuerpo de servicio de oncología del Iturraspe.

 

Nota relacionada: Según el ministerio de Obras Públicas, dos hospitales inaugurados por Lifschitz no están terminados

 

El destino de los terrenos

 
El gobernador propuso que en el ahora llamado “viejo hospital”, se invertirá en un polo de innovación tecnológica utilizando parte también delHospital Italiano. En cuanto al hospital Iturraspe pasaría a tener un fin cultural y se destinaría parte de la Sociedad Rural para fines gastronómicos. La idea es abrir la avenida con el fin de unir la zona oeste con el centro de la ciudad.

 
La escritura original del Hospital Iturraspe es una donación de la familia Iturraspe. Una donación con cargo hacia la municipalidad de la ciudad de Santa Fe. La donación inicial manifiesta que si el terreno no es utilizado para la salud debe volver a la familia Iturraspe nuevamente.

 
En la misma línea el profesional advirtió que “hay pacientes que vienen del interior de la provincia, muy humildes y no tienen dónde quedarse, hoy se quedan en Acupa (Asociación de Cuidados Paliativos) dentro del actual Iturraspe. Allí tienen tratamiento del dolor, psicológico, de la parte de dieta, realizan talleres, porque es muy duro estar solo en Santa Fe y conocen poco la ciudad, es la contención que es primordial”, expresó. El proyecto sobre tener un centro oncológico fue elevado a la Cámara de Senadores y Diputados en su momento. El mismo también fue entregado al Gobernador de turno para que se analice la propuesta. Pero no hubo avances.

 
Acupa, es una asociación que desde hace 23 años brinda cuidados paliativos y aloja a quienes vienen a realizar tratamientos desde el interior sin fines de lucro. Los pacientes no deben abonar porque muchos profesionales y colaboradores trabajan ad honorem. Con el traslado del nuevo hospital se quedarán sin espacio para funcionar. Desde Acupa manifiestan preocupación por la falta de espacio.

 
“Lo que queremos es que el tratamiento y la contención sea en un solo lugar. Que se lo diagnostique, que se le haga un tratamiento psicológico, todo acá en el hospital. Queremos agrandar Acupa, de ser necesario. Sería muy bueno que el paciente, por ejemplo, esté acompañado por un familiar y que pueda alojarse también. Hoy Acupa cuenta con 16 camas, 8 para hombres y 8 para mujeres. Aun así, no alcanza.La estadística hasta el cierre del 2018 fue de 11.000 pacientes, incluyendo pacientes ambulatorios y reincidentes en la enfermedad. La media nacional es alta porque no se trabaja en prevención”, sumó también el doctor Marelli con notoria preocupación y a la espera de una respuesta del oficialismo.

 

Indicadores locales

 
El cáncer es un amargo indicador del desarrollo socio-económico, como muestra el último informe mundial de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 
En sus estimaciones calculan que en el 2018 habrá 18,1 millones de nuevos casos, y 9,6 millones de muertes a causa de esta enfermedad. Uno de cada cinco hombres y una de cada seis mujeres en el mundo la desarrollarán a lo largo de su vida; y uno de cada ocho hombres y una de cada once mujeres morirá, sin embargo, el panorama es brutalmente diferente por regiones. Argentina tiene una incidencia de 217 casos por 100.000 habitantes, cifra que la posiciona dentro de los países con incidencia media-alta.

 

En el año 2017, solo en el Servicio de Oncología del Hospital J.B Iturraspe, se atendieron un total de 9.727 pacientes.

En el 1er cuatrimestre del año 2018 se atendieron un total de 5.551 pacientes.

(Hacer click en sobre las imágenes para agrandar)

[See image gallery at diariosantafe.com.ar]

 

 
En la actualidad, los servicios de oncología y onco-hematología del Hospital J.B Iturraspe, tienen como misión la asistencia integral del paciente oncológico, con un abordaje multidisciplinar, brindando del diagnóstico, el tratamiento y la evolución clínica y paliativa, atendiendo las patologías asociadas a la enfermedad, y las complicaciones derivadas del tratamiento.

 
Las diferentes disciplinas organizadas en especialidades médicas (cirugía, ginecología, mastología, clínica médica, hematología, urología, odontología y cirugía maxilofacial, diagnóstico por imágenes y laboratorio, anatomía patológica, salud mental, enfermería, farmacia y otras), y sociales (servicio social, ACUPA, CENAELE, Centro de Apoyo Ostomizado, otras), se articulan para recibir, acompañar, apoyar y proteger física y emocionalmente al paciente y a su familia hasta la re-inserción social y laboral. Los profesionales de la salud del hospital Iturraspe sostienen que, si el servicio se descentraliza, la calidad de atención al paciente se vería notablemente perjudicada.

 
Amerita tener en cuenta que los pacientes atendidos, de todas las edades, sin o con obra social, provenientes de la región centro-norte de la Provincia de Santa Fe y provincias vecinas, durante el año 2017 fue de 20.000 entre consultorios externos y de internación.

 

Piden crear un Centro Oncológico

 
La utilización de renovadas técnicas de tratamiento (cirugía, radioterapia, quimioterapia, etc) logra la curación de más del 60% de los pacientes diagnosticados con cáncer. No obstante, el diagnóstico de cáncer representa para el paciente un acontecimiento tan traumático como perturbador.

Independientemente del pronóstico, el diagnóstico implica un cambio en la imagen personal y en su papel hogareño y laboral. Este paciente, está sufriendo los embates de una enfermedad que puede estar en cualquier parte del cuerpo, y cada síntoma adquiere una magnitud desesperante.

 
Teniendo como punto de partida datos como los anteriores, la hipótesis de que la creación de un Centro representaría una diferencia en la atención Integral del paciente oncológico. De esta manera, se busca asegurar los principios de Universalidad, Equidad y Justicia y comenzar a aplicar criterios de fármaco-economía a fin de priorizar las necesidades del paciente con cáncer o enfermedades hematológicas malignas.

 
“La salud es una inversión, no es un gasto. Es un proyecto superador que está pensando desde un punto de vista humanitario. Lo humanitario, ante todo, es lo que no se debe perder de vista. El paciente oncológico es un paciente especial” concluyó Marelli.