El Tribunal Universitario de la UADER, en una histórica decisión, recomendó la remoción del docente denunciado por violencia de género. El caso se hizo público a través de una investigación de Diario Santa Fe hace un año y medio. Ahora,  la pelota se encuentra en la cancha del Consejo Directivo.

La 4 denunciantes Astudilla marchan
Las 4 denunciantes juntas en una marcha contra la violencia hacia las mujeres.

 

Por Mariana Steckler (@marianasteckler) 

 

Cuando Sofía, la última de cuatro víctimas que se animaron a denunciar al docente, recibió la noticia de la decisión del Tribunal no terminó de dimensionar lo que estaba sucediendo “todavía no caigo, las otras chicas están muy contentas y conformes, yo supongo iré tomando conciencia con el transcurso del tiempo”

 

Noticia Relacionada: “Rudy”, el docente de la UADER y el calvario de Sofía

 

Tiempo, pero sobre todo compromiso, paciencia y constancia, es lo que tuvo que destinar durante más de dos largos años Sofía desde que decidió efectivizar la denuncia contra Astudilla, el docente con quien mantuvo una relación que se transformó en un infierno. Pero ella no fue la única, la primera denuncia que una alumna efectivizó en la Facultad de Psicología de la UADER data del año 2014.

 

Diario Santa Fe accedió nuevamente al testimonio de Sofía esta vez para conocer los detalles de lo que está por transformarse en el cierre de una etapa “la resolución del Tribunal lo deja afuera de la universidad, y esta es la única solución posible, reparadora, que nos da la pauta de que se toman medidas en relación a la precaución, a la prevención, porque una persona así no puede estar al frente de un aula. ”

 

En efecto, desde el seno de la universidad, desde el tribunal conformado especialmente para investigar por lo menos cuatro casos de abusos y violencia de género por parte de un docente, finalizado el proceso de indagación se emitió el veredicto que dictamina la recomendación al Consejo Directivo de remoción del docente.

 

Consultado al abogado de la víctima, José Luis de Iriondo, sobre el alcance de esa recomendación asegura que marca el camino por donde el Consejo Directivo marchará los próximos días, es decir a la expulsión del docente. Sin embargo, hasta que esto efectivamente no suceda no podrán considerar que la lucha esté finalizada. “Sería totalmente inaceptable y absurdo que las autoridades se aparten de lo resuelto por un Tribunal Universitario que durante un año y medio se abocó a estudiar estas denuncias y recopiló todo tipo de pruebas.  Es un momento histórico, será una decisión bisagra, hay mucha expectativa del estudiantado, del movimiento de mujeres y de toda la sociedad que está observando el comportamiento de las autoridades de la UADER. Sabrán estar a la altura de las circunstancias.”

 

mail remoción Astudilla
El mail que el Tribunal envió a las denunciantes.

 

Por su parte, Sofía asegura “me cuesta tomar dimensión de lo sucedido, desde el botón de alerta, las medidas de distancia, cada actuación judicial fue una etapa que nos estaba llevando hacia este cierre que implica la remoción como docente. Pienso y recuerdo todo lo que hicimos y no puedo creerlo. Con las otras chicas (víctimas) no nos conocíamos, lo hicimos durante todo este proceso que compartimos porque la vida nos puso en esta situación. A cada una de nosotras nos afectó de manera particular, sin embargo el camino que recorrimos juntas nos mostró que solamente luchando codo a codo, destinando las energías de manera colectiva al final del camino nos iba a encontrar la justicia. Y así sucedió. Sabíamos que un docente como Astudilla implicaba un peligro para las nuevas estudiantes que comienzan una carrera con 17, 18 años de edad, algunas en situación de vulnerabilidad que era aprovechada por el docente.”

 

No hay registros históricos previos de un caso semejante. Sin embargo, como dice Sofía “las cosas buenas, las cosas bien hechas, requieren tiempo”. Cuando habla de las personas que la acompañaron en este camino (abogadxs, psicólogxs, familiares y amigos) no duda en reconocer que “la humanidad hace la diferencia en la forma de trabajar, gracias a todxs ellxs hoy celebro este primer paso reparador de justicia. Aunque no debemos olvidar que todavía falta la última instancia, la del Consejo Directivo que dictamine los próximos días sobre la efectiva remoción”

 

Sofía sabe que esta decisión marcará un antes y un después como grupo de mujeres denunciantes, y también debería saber que ella y el resto depositaron un mojón que otras más tomarán como guía. El de la seguridad de saberse merecedoras de una vida sin violencia.